La mujer que pasó de luchar con Daniel Ortega a ser su opositora

0
6
La mujer que pasó de luchar con Daniel Ortega a ser su opositora

Comandante 2. Así conocían a Dora María Téllez en sus tiempos como guerrillera del Frente Sandinista de Liberación Nacional con el que en agosto de 1978 ocupó el tercer puesto al mando en la Operación Chanchera, esa que se tomó el Palacio Nacional de Managua para exigir al dictador, Anastasio Somoza, la liberación de 50 sandinistas. Pero sus golpes no terminarían ahí. Meses después, ya en 1979, dirigió la toma a León, la primera ciudad en caer para tumbar la dictadura.

Lea también: Lesther, el estudiante que puso en jaque a Ortega

Y desde entonces cambió las armas por la política. Pasó de combatir junto al actual presidente Daniel Ortega a ocupar puestos en su gobierno. Hasta 1995, cuando desertó de esas ideas para llegar a la democratización del sandinismo y “prescindir del modelo de caudillo” que representaba Ortega porque, asegura, su misión no era cambiar el Frente Sandinista que él planteaba, sino presentar una opción política desde la izquierda. Marcó una distancia y se convirtió en una férrea opositora creando el Movimiento Renovador Sandinista, partido que hoy, 23 años después, aún lidera.

Lea también: Nicaragua sigue en pie de lucha

EL COLOMBIANO habló con Téllez por la coyuntura que vive su país frente las protestas que llevan casi cuatro meses contra el presidente Daniel Ortega y cuya represión a las manifestaciones deja hasta ahora, 317 muertos según la Corte Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.

Lea también: Tras 90 días de protestas, Ortega aumenta presión

La líder es una mujer de temperamento fuerte e ideas claras. Médica de profesión, magíster en Historia y ejemplo de cómo una guerrillera puede pasar de militar con armas a luchar con argumentos contra un régimen, pero ahora no el de Anastasio Somoza, sino el de Daniel Ortega.

Lea también: “Ser mediadores no quiere decir que no veamos la represion y la muerte”: obispo de Nicaragua

El presidente ignora las condenas a la represión. ¿Qué opina de esto?

“Daniel Ortega está tratando de revertir la opinión pública internacional que se volcó, por razones obvias, en su contra. Rechaza la actuación del consejo permanente de la OEA por el seguimiento que ha hecho a la represión y lo tilda de intervencionismo. Él ha incumplido reglas en materia de libertadas públicas y derechos humanos de la Carta Interamericana Democrática de la Organización de Estados Americanos. OEA, a la que estamos suscritos”.

Ortega dijo que aceptaría la mediación de la ONU. ¿Cada que asegura querer dialogar es porque la presión internacional es más fuerte?

“Sí, pero es un truco también. Primero dijo que quería que los obispos estuvieran de mediadores, luego que era mejor la OEA. Cuando el secretario general de este organismo condenó la represión, no le gustó y por eso ahora dice que la ONU. Él quiere evitar sentarse en una mesa de diálogo donde sabe que tendrá que negociar su salida. Está intentando retardarlo”.

¿Daniel Ortega busca a alguien en el ámbito internacional que esté a su favor, pero no lo ha encontrado?

“Así es. No tiene a nadie más a su lado. Desde la izquierda, la derecha y el centro político del mundo han condenado su represión y tiranía. Por más que trate de decir que es una agresión del imperialismo porque él es un régimen revolucionario, es un cuento que nadie se lo traga, excepto, ‘la izquierda jurásica’”.

¿Usted ve una guerra en Nicaragua?

“Sí, del régimen contra el pueblo. No una guerra civil porque no hay dos bandos armados. Aquí hay un bando armando, que es el de Ortega, que dispara contra el pueblo y usa todos los mecanismos represivos institucionales y extrainstitucionales contra la sociedad nicaragüense”.

¿Daniel Ortega es el responsable de los muertos durante las protestas?

“Él mismo dijo que los paramilitares y la policía son responsables y que esos paramilitares y policías son voluntarios. El presidente es el jefe supremo de la policía nacional. Entonces, obviamente él es el responsable principal de los actos cometidos. Esa declaración es evidencia suficiente para un juicio por crímenes de lesa humanidad contra Ortega y contra la oficialidad superior de la policía nacional”

¿Era evidente que su país tendría esta crisis?

“En 2016 Ortega barrió con los partidos políticos rivales para que no hubiese oposición en las elecciones. Se las robó y hubo entre el 70 y el 75 % de abstención. Era clarísimo que la inmensa mayoría del pueblo nicaragüense rechazaba al régimen. Debido a la suma de las humillaciones, la discriminación y la marginación por los atropellos sufridos llegó un momento en el que se produjeron unos estallidos sociales como los del 18, 19 y 20 de abril de este año y que siguió con esta gran rebelión cívica para que la dictadura acabe”.

Usted también es sandinista. ¿Es posible pensar que después de la crisis la ideología sea estigmatizada?

“El Movimiento Renovador Sandinista (MRC) es un partido reconocido y todo el país sabe que ha sido un opositor completamente diáfano. Lo que está ahora en discusión es si el frente sandinista va a sobrevivir al orteguismo. Está sobre la mesa si se hundirá como el Partido Liberal Nacionalista cuando derrocamos la dictadura de Anastasio Somoza. Es una gran discusión que debe resolver el orteguismo, pero está claro que hay diferencias fundamentales entre esta ideología y el sandinismo del que hago parte”.

Derrocó la dictadura junto a Daniel Ortega. ¿Cómo es saber que esa persona que combatió junto a usted contra Anastasio Somoza es ahora un dictador como él?

“Fue bajo la bandera del Frente Sandinista que combatimos la dictadura de Somoza. Es una historia muy larga, estamos claros de esa naturaleza autoritaria, dictatorial y criminal de Ortega desde hace tiempo. La primera parte de este proceso fue la ruptura con el frente sandinista en 1995. Ver a gente que combatió contra la dictadura de Somoza convertidos en paramilitares y asesinos de personas desarmadas es un choque, también lo es para el pueblo nicaragüense”.

¿Es posible pensar en una salida mientras Daniel Ortega esté en el poder?

“Mientras Ortega sea el presidente de Nicaragua aquí seguirá existiendo muerte y sufrimiento. Tiene una fecha de vencimiento: marzo de 2019 o, incluso, antes” .

Los jóvenes han tenido un papel importante en las manifestaciones. Antes, Rosario Murillo, la vicepresidenta y primera dama, había promocionado que existieran grupos juveniles, pero ahora hay un nuevo liderazgo por parte de los jóvenes porque son ellos los que han decidido salir a las calles a marchar.

Hay un liderazgo juvenil que ha encabezado esta lucha junto con los movimientos sociales. Son una irrupción de la juventud en los procesos de toma de decisiones sobre lo que quieren para el país. La apuesta de los Ortega Murillo había sido obnubilar a los jóvenes, mantenerlos en los temas de farándula. Creyeron que habían logrado ‘domesticarlos’.

Esos jóvenes mostraron que tenían una altísima sensibilidad con temas ambientales y de importancia como la seguridad social, la libertad, la autonomía en las universidades, el respeto al estudiante. Tenían una altísima sensibilidad con lo que estaba pasando en el país. El régimen había creído que los tenía completamente alienados. Es una equivocación del gobierno y una demostración del papel brillante que han desempeñado los jóvenes en esta época”.

Fuente

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here